Atención al cliente
+34 913 67 09 92
Contacta
Atención al cliente+34 913 67 09 92
Síguenos
Flag of USA on a processor, CPU Central processing Unit or GPU microchip on a motherboard. Congress passes the CHIPS Act of 2022 to strengthen domestic semiconductor manufacturing, research and design.

Guerra 3.1 por microchips es inminente

China y Estados Unidos se encuentran en una tensa situación en lo que respecta al sector tecnológico, tras los recientes incidentes que involucran a globos “meteorológicos” chinos y las noticias que sugieren que China podría ayudar militarmente a Rusia en su guerra contra Ucrania. En el centro de estas tensiones se encuentra una empresa holandesa, fabricante de equipos de microchip ASML, que ha sido restringida por Estados Unidos para la venta de sus equipos más modernos a China, y que ha revelado el robo de propiedad intelectual por parte de China.

Peter Tchir, jefe de macroestrategia de Academy Securities, ha señalado que una posible guerra por los semiconductores podría ser calificada como Guerra Mundial 3.1. Tchir cita al teniente general retirado, Robert Walsh, para explicar por qué los microchips son tan importantes. Walsh afirma que Estados Unidos quiere evitar que China obtenga los chips de gama más alta que se pueden usar en sistemas militares avanzados durante un conflicto con Estados Unidos. Por su parte, China ha dejado en claro que su concepto operativo para la guerra futura es la estrategia de Comando y Control Conjunto de Todos los Dominios (JADC2), un concepto que el Departamento de Defensa ha desarrollado para conectar sensores de todas las ramas de las fuerzas armadas en una red unificada impulsada por inteligencia artificial.

Walsh también ha señalado que China pretende ser el líder mundial en inteligencia artificial para 2030 y estar a la par con el ejército de Estados Unidos para 2035, y que se necesitan chips de alta gama para la IA, la supercomputación y la tecnología de armamento. Tchir divide el espacio actual de semiconductores en cuatro: vanguardia, que está dominado por Taiwán; alta tecnología, que está atrasada de una a tres generaciones y donde Taiwán es líder pero Estados Unidos es competitivo; tecnología media a baja, que es de naturaleza global; y commodity chips.

Tchir señala que existe un riesgo real de que Estados Unidos presione demasiado y bloquee tecnología que no es tan crítica, lo que podría paralizar las ventas de las empresas estadounidenses a China. Desde el punto de vista comercial, Washington debe ejecutar un acto de equilibrio. Hasta ahora, todo parece ir bien, pero es algo que debe observarse de cerca. Según FactSet, el 29% de los ingresos de las empresas en el ETF de iShares Semiconductor (SOXX) provienen de China.

Otro gran riesgo desde la perspectiva de los semiconductores es que China invada Taiwán o, desde su perspectiva, anexione por la fuerza a una provincia renegada. Eso correría el riesgo de que las fábricas se dañen hasta el punto de que no funcionen, aunque la otra cara de la moneda es que, en ese escenario, Occidente tampoco podría obtener esos chips.

¿Cuáles serían las implicaciones de inversión del estallido de la Tercera Guerra Mundial? Tchir dice que en ese escenario, reduciría la exposición a China. El ETF iShares de acciones de gran capitalización de China (FXI) y el ETF KraneShares CSI China Internet (KWEB) han estado cayendo últimamente

REQUEST FOR A QUOTE