Atención al cliente
+34 913 67 09 92
Contacta
Atención al cliente+34 913 67 09 92
Síguenos
Automotive_Theme_Image_shutterstock_591685676

Los procesos avanzados de fabricación de semiconductores son necesarios para las funciones de alto valor de la electrónica de automoción moderna

La industria del automóvil se enfrenta a cambios significativos a medida que el motor de combustión interna es sustituido por cadenas cinemáticas electrificadas y un cambio hacia la autonomía. Esto ha dado a los fabricantes de automóviles la oportunidad de rediseñar y redefinir toda la experiencia automovilística, desde los neumáticos hacia arriba. Sin embargo, esta transición no es fácil para una industria que tradicionalmente ha dependido de vehículos pesados, propulsados por combustibles fósiles y controlados manualmente a través de un salpicadero de botones y palancas.

Una nueva generación de compradores de coches, que priorizan la personalización y la conectividad sobre la potencia o el estilo exterior, ha hecho de la experiencia en el coche un factor clave de diferenciación automovilística. Los consumidores buscan vehículos más inteligentes, seguros, baratos y sostenibles, cuya propiedad sea más gratificante y que puedan conectarse y actualizarse fácilmente mediante actualizaciones por aire.

Aunque la electrificación y la autonomía siguen siendo noticias importantes en la industria, hay un desarrollo aún mayor que se está produciendo entre bastidores: el avance hacia los vehículos definidos por software.

Vehículos definidos por software (SDV)

Los vehículos definidos por software (SDV) pueden revolucionar la industria del automóvil. Al agrupar todos los sistemas de un coche en una única red interconectada controlada por código, en lugar de por una mecánica física, todos los aspectos del vehículo pueden actualizarse, repararse y personalizarse a distancia mediante actualizaciones por aire.

Esto tiene el potencial de mejorar enormemente la experiencia de los consumidores en el automóvil, al tiempo que ofrece nuevas oportunidades de ingresos a los concesionarios y permite a los fabricantes de automóviles, OEM y proveedores de primer nivel solucionar problemas al instante, evitar costosas llamadas a revisión y ofrecer una experiencia más segura, eficiente y agradable que la de sus competidores.

Con un SDV, es posible imaginar que entras en tu coche y te informan de que los frenos son un 5% más eficientes o que la batería dura un 5% más. Estamos acostumbrados a este nivel de actualizaciones frecuentes e incrementales con nuestros teléfonos inteligentes; ya es hora de que lo esperemos también de nuestros vehículos.

Inteligencia en automoción

Los vehículos autoconducidos controlados por software tienen potencial para funcionar de forma autónoma siempre que dispongan de los sensores necesarios para comprender y navegar por su entorno. Estos sensores, que incluyen cámaras, radares, lidares, giroscopios y GPS, proporcionan una gran cantidad de datos que pueden utilizarse para entrenar modelos de inteligencia artificial (IA) para conducir de forma autónoma. En la actualidad, los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS), como el asistente de carril y el control de crucero adaptativo, utilizan estos sensores para mejorar la conducción. Sin embargo, incluso cuando no se está conduciendo activamente, los datos generados por estos sensores pueden utilizarse para mejorar la capacidad de toma de decisiones de los vehículos autónomos, ayudándoles a navegar y responder a diversos escenarios y situaciones.

Electrónica de semiconductores

El éxito de los vehículos definidos por software depende en gran medida de la integración de una compleja red de componentes de hardware. Sin embargo, la demanda actual de estos componentes, unida a las interrupciones en la cadena de suministro de componentes electrónicos y a la limitada capacidad de fabricación, han dificultado el ritmo de los proveedores de subsistemas de primer nivel. Como resultado, algunos de estos proveedores están recurriendo al diseño interno de semiconductores y a herramientas de diseño automatizadas para optimizar sus sistemas y mejorar el control del suministro y el inventario. Aunque el uso de procesos de fabricación de semiconductores más antiguos ha ayudado a reducir costes en el pasado, las exigencias de características de alto valor en la electrónica moderna del automóvil están impulsando el uso de procesos más avanzados y nodos de proceso más nuevos. Esto es necesario para lograr el rendimiento, el tamaño y el consumo de energía necesarios para estas funciones.

REQUEST FOR A QUOTE